PLEGARIA INDÍGENA


No te acerques a mi tumba sollozando
No estoy allí. No duermo allí.
Soy como mil vientos soplando.
Soy como un diamante en la nieve, brillando.
Soy la luz del sol sobre el grano dorado.
Soy la lluvia gentil del otoño esperado.
Cuando despiertas en la tranquila mañana, soy la bandada de pájaros que trina.
Soy también las estrellas que titilan,
mientras cae la noche en tu ventana.
Por eso, no te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí.  Yo no morí.
Atrás EL HEPTARIO
Siguiente PODEROSA MADRE KALI POR RUBEN CEDEÑO